domingo, 30 de junio de 2013

Acometidas eléctricas y acometidas de gas (o agua).

En esta instalación podemos apreciar la acometida eléctrica y la acometida de gas (o agua, no estoy seguro, pero supondremos el peor caso suponiendo que son tuberías de gas). Si bien el Reglamento Electrotécnico para Baja Tensión en su instrucción 06 determina las distancias mínimas de separación si existe cruce, paralelismos, etc. entre este tipo de instalaciones, en muchas ocasiones ocurre que los espacios son los que son y las diferentes compañías no se coordinan, ni se ponen de acuerdo. Mi intención no es denunciar que la instalación cumple o no la normativa, simplemente apuntar que se podría mejorar, muchas veces nos obsesionamos con las normas y, en ocasiones, más allá del mínimo que establezcan las mismas, mediante las buenas prácticas profesionales se pueden construir instalaciones más seguras.

 

Aquí podemos ver como los cables eléctricos pasan por debajo de las tuberías de gas, si nos fijamos las tuberías llevan una protección adicional para evitar contactos del cable eléctrico con las tuberías de cobre, que es una buena medida, pero no estaría de más haber entubado los cables también y doblamos así la seguridad. Un cortocircuito del cable con la tubería metálica del gas aseguraría un buen disgusto.



En esta foto podemos apreciar como las tuberías metálicas del gas tocan el tubo de pvc de la acometida eléctrica, vamos que están en contacto, si bien el pvc es aislante, pero se debería haber realizado la instalación de otra manera, existen varías formas:

- La primera, si el espacio lo permitiese, haber sacado las tuberías por delante de la acometida separando la acometida eléctrica de las tuberías, al menos 30 cm.

- La segunda haber  movido la acometida eléctrica salvando las tuberías de gas.

- Por último y si no existiese otra alternativa que realizar la instalación tal y como está en la fotografía pues enfundar con material aislante las tuberías metálicas, doblando así la seguridad en caso de contacto.

He supuesto que las tuberías son de gas, pero si fuesen de agua  no existiría el peligro de explosión, pero en caso de contacto del cable eléctrico con las tuberías de agua se podría electrificar toda la red de agua del edificio con las consecuentes energizaciones a los diferentes lugares accesibles y de utilización de los inquilinos del edificio con el peligro que ello conlleva.

Saludos,
Alejandro

1 comentario:

Electricista en Málaga dijo...

Muy interesante el artículo.
Añado: no habiera costado mucho hacer un paso empotrado en la pared...El costo es ridículo la seguiridad aumentaría muchísimo.

Saludos